logo-tesoro-todos-vive-el-parque-el-tesoro

Detrás del Parade de Rudolf y sus amigos

 

Un grupo de creativos unen sus talentos para dar vida a los personajes fantásticos que hacen parte de El Parade, el show de Navidad que El Tesoro presenta cada año. Estuvimos en una de las mediciones del vestuario y en las pruebas de maquillaje que se realizan con anterioridad, y fuimos testigos de cómo nace la magia. 

“La medición es muy importante, porque es ahí donde te das cuenta de cuáles son los ajustes que debes hacer y ves sobre el cuerpo del actor o del bailarín, qué funciona o no en su vestuario, desde el contraste del color de la tela con su piel y pelo, hasta el tema de la funcionalidad y el movimiento”

Melissa Toro Nieto, diseñadora de vestuario.

Uno a uno llegan los actores y bailarines para probarse el vestuario que lucirán este año.  Una vez tienen las prendas puestas, los personajes que encarnan empiezan a salir a flote: gestos, piruetas y poses aparecen con espontaneidad y alegría.

 

Un numeroso equipo de diseñadores, artistas plásticos, maquilladores, estilistas y creativos, trabajaron durante varios meses para conceptualizar la idea de El Parade y darle vida a sus personajes.

“Como diseñador debes pensar en la comodidad  del actor o el bailarín, para ello el diseño debe tener movilidad, ergonomía y, en este caso, ser visualmente llamativo”.

Puntualiza Melissa

Uno de los aspectos principales del vestuario con estas características escenográficas y de funcionalidad, son los insumos y los contrastes que se logran con ellos: organzas, tules y lycras son algunos de los materiales más usados para la elaboración de estos trajes.

 

El vestuario de muchos de los personajes incluye tocados o complementos que poseen una gran carga de brillo y luz, aspectos que exaltan los matices mágicos y fantásticos de la historia que este año se recrea.

 

La elaboración de los trajes implicó un arduo trabajo manual, como es el caso del vestuario de los Copos de Nieve, en el que se invirtieronaproximadamente 60 horas de trabajo en el pegado de todos los pañuelos que lo componen.

 

Vvvento, el director del desfile, es el hilo conductor de la historia y su vestuario refleja el espíritu de todos los personajes.  Así las cosas, la confección de su traje incluyó insumos de todas las prendas usadas en El Parade.

 

El maquillaje y el peinado son aspectos que integran el vestuario y tienen el poder de brindarles al actor y al bailarín, herramientas relevantes para la caracterización de sus personajes.

“Para el diseño del maquillaje y el peinado de los personajes de El Parade, tuve en cuenta el brillo de la Navidad y traducir esos colores a unas texturas llamativas, de tal forma, que con el movimiento de los actores y los bailarines se percibiera un brillo muy puntual y especial”.

Carolina Lebrum, make up artist y hairstylist.

“Tuvimos en cuenta que la nieve determinó una paleta de color blanca; por ello en el maquillaje nos inclinamos sutilmente por los azules, con la intención de generar visos y acentos llamativos, de acuerdo a cada personaje”.

Complementa Carolina.

El pelo de las Cisnevadas está pensado en términos de funcionalidad y uniformidad; de color blanco y apretado en una moña bajita, la idea es que posea un aspecto gráfico con acentos azules, que se integre al maquillaje vistoso.

 

Los Duendindos tienen una tez rojiza, que emula los efectos del frío sobre la piel, pero además, lucen pecas en el rostro que comunican ternura y su conexión con la tierra.  Así mismo, lucen patillas, orejas rojas y llevan el pelo hacia atrás.

 

El maquillaje de la familia Pomposa se inclina hacia una paleta de dorados. Adicionalmente se crearon unas flores de acentos azules que simulan sus pestañas.

 

La piel de los Copos de Nieve contrasta con un vestuario totalmente blanco, pues sus rostros tienen mejillas y narices rojas.